• In Blog

    Cinco tips que te ayudarán a combatir la ansiedad

    Aun cuando la ansiedad forme parte de uno de los peores flagelos que ataca ahora mismo a gran parte de la población mundial, cabe mencionar que este terrible padecimiento no es novedad. Es decir, desde tiempos remotos, la ansiedad ha venido causando efectos negativos en cuanta persona la vive.

    Ahora bien, muchos la definen como un sentimiento, otros, como una enfermedad. Pero la verdad, la ansiedad no es otra cosa que preocupaciones constantes, miedos intensos y nervios excesivos frente a situaciones del día a día.

    Incluso, en la mayoría de las ocasiones, es la causante de taquicardia continua, respiración acelerada, sensaciones de cansancio y sudoración desmedida…

    Nada agradable para quienes la hemos padecido en alguna oportunidad y para aquellas personas que sufren de este mal de forma reiterada.

    Pero… ¿Sabías que puede reducirse y hasta controlarse? ¡Así es!

    ¿Cómo?

    Practica ejercicios de relajación

    Son los mejores aliados para combatir el nerviosismo que nos ataca cuando la ansiedad interviene en nuestro día a día.

    Cuida tu alimentación

    Los productos que poseen un alto contenido de triptófano, son los que incrementan de forma natural la secreción de serotonina, mejor conocida como la “hormona de la felicidad”.

    Haz deportes

    Practicar actividades físicas diariamente es muy beneficioso para nuestra salud, ya que causan un efecto poderoso sobre la ansiedad. Por una parte, libera endorfinas, las cuales producen sensación de bienestar. Por otra, reduce la tensión nerviosa.

    Intenta controlar tus pensamientos

    ¡Es difícil! Lo sé muy bien. Sin embargo, estoy segura de que si te sientas a reflexionar cuáles son los tipos de pensamientos que rondan tu mente cuando sientes ansiedad, identificarás la idea negativa e irracional.

    Cuando lo logres, comienza a apartarlas de tus pensamientos diarios; luego podrás hacer un esfuerzo y tener la voluntad suficiente para enfocarte en cosas positivas.

    ¡A dormir!

    Ya lo comenté en uno de mis blogs anteriores… La importancia de un buen descanso y de dormir tus 7/8 horas diarias radica en la reducción de cansancio de estrés que te genera el hecho de no dormir bien en la noche o de dormir muy pocas horas.

    Por algo se empieza, y aquí tienes cinco valiosos consejos para comenzar a atacarla…

  • In Blog

    El peligro de los biopolímeros

    La gente me pregunta todo el tiempo: “¿Qué son los biopolímeros?”. Y yo, aprovechando una entrevista radial a la que me invitaron recientemente, tuve que desahogarme hablando acerca del peligro de estas sustancias, pues veo con preocupación que cada día son más y más las víctimas que incurren en este error garrafal, y hasta mortal.

    Entonces hoy, justamente, quiero trasladar toda esa información hasta aquí, este espacio que es mi blog.

    Para empezar, debo decir que los biopolímeros ¡son una locura! Ni siquiera es un médico cirujano quien interviene para colocártelos. Literal, tú vas a un patio a inyectarte, ¡y listo!

    Lo grave es que se tratan de sustancias que, sencillamente, no son compatibles con tu cuerpo, como por ejemplo: aceite de cocinar, vitamina C, hierro, u otros elementos que, a la larga, producen una enfermedad denominada alogenosis iatrogénica.

    La alogenosis iatrogénica, conocida recientemente, es ocasionada por el uso desmedido de sustancias alogénicas o exógenas (como modelantes) con fines estéticos o cosméticos ante su falta de regulación legal.

    Entonces, dichos biopolímeros o sustancias extrañas migran se adhieren a los nervios y causan horrores en el organismo de cualquier ser humano. Incluso, he conocido muchos casos en los que, por desgracia, la persona no vive para contarlo o alertar a las demás.

    Por ello, con mucha responsabilidad te digo que, lo único que puedes colocarte en tu cuerpo para que sea “bien recibido” por tu organismo, es:

    -Tu propia grasa
    -Implantes espaciales para tal propósito

    Todo lo demás, son biopolímeros. Así que todo aquello fuera de estas dos opciones, ¡no te lo inyectes!

  • In Blog

    ¿Estás respirando de forma correcta?

    Por ser la respiración un acto natural, involuntario y prácticamente automático del ser humano, hemos llegado a pensar que no podemos hacerlo de forma correcta o incorrecta… Que simplemente, por el hecho de necesitar nuestro organismo oxígeno, sólo ocurre y ya.

    Pero no es así.

    Y por ello, quiero explicarte de qué manera puedes respirar adecuadamente para mejorar tu salud.

    Pero antes, debes conocer cómo es el proceso respiratorio. Y es que en él, se produce un intercambio de aire que involucra a los pulmones, el diafragma y los músculos intercostales. En otras palabras, todos ellos trabajan en conjunto para permitir que un ser humano respire.

    Ahora, ¿cómo hacerlo de forma correcta? Sólo tienes que seguir estas sencillas recomendaciones.

    Respira por la nariz

    Y no, no digas “obviamente…”, porque ya perdí la cuenta de cuántas son las personas que respiran por la boca.

    Respirar por la nariz puede retrasar el proceso y hacer que los pulmones trabajen de forma más eficiente. Además, facilita la ingesta de óxido nítrico, que contribuye con la distribución de oxígeno por todo el cuerpo.

    No pensar demasiado

    Aun cuando resulta muy útil saber cómo respirar correctamente, es importante no pensar mucho en el proceso respiratorio, pues, en algunas personas, esto podría provocar ansiedad y hasta dificultad para respirar.

    Recuerda que la respiración es un proceso regulado que no requiere de un pensamiento consciente.

    ¡Cuídate!

    Si adoptas (y mantienes) un estilo de vida saludable, puedes mejorar en gran forma tu respiración. Y ese ritmo del cual hablo, incluye hacer ejercicios regularmente, evita grandes comidas y mantener un peso corporal ideal.

    ¡Deja el vicio!

    Adivina cómo puedes evitar sufrir de problemas respiratorios y cáncer de pulmón. ¡Así mismo! Dejando el cigarrillo a un lado.

    Monitorea el aire

    Siempre es importante hacer una evaluación del aire que respiras tanto en casa, como en tu zona de trabajo, pues muchas veces, por no poner especial atención en aspectos como estos, una persona puede estar respirando aire tóxico durante un prolongado período de tiempo y ¡ni se entera!

    Entonces, evita la constante exposición a contaminantes y alérgenos que afectan tu salud respiratoria.

    Realizar ejercicios de respiración

    Estos ayudan a disminuir el patrón de respiración y a mejorar la eficiencia pulmonar. Son particularmente beneficios para aquellas personas con asma, EPOC y otras afecciones que ocasionan la falta de aire.

    Espero que con estos sencillos tips puedas hacer de tu proceso respiratorio una ayuda para tus pulmones y no un daño.

  • In Blog

    ¿Tomas suficiente agua al día?

    A ver… Me gustaría que me respondieras esta pregunta con sinceridad… ¿Tomas suficiente agua al día?

    O creo que mejor debería preguntar: ¿Eres de las personas que piensa que el ser humano debe tomar agua solamente para calmar la sed?

    Si es así, estás muy equivocado(a), porque lo primero que debes saber es que nuestro deber es tomar agua de forma constante, primeramente, para mantenernos hidratados.

    Pero además, por otras razones que también son muy importantes:

    -Mantener todos nuestros órganos y otras partes del cuerpo en correcto funcionamiento.
    -Contribuir a que nuestro organismo elimine los deshechos.
    -Regular la temperatura del cuerpo.
    -Prevenir cálculos renales y estreñimiento.
    -Depurar / Limpiar.

    En fin… Son tantas las propiedades, que te quedarías loco(a).

    Ahora, la otra pregunta del millón es: ¿Cuánta agua deberías beber?

    ¡Perfecto! Yo te explico…

    Lo más recomendable es beber de seis a ocho vasos (de 8 onzas -237 ml.-) de agua todos los días. Sin embargo, existen personas que, por algún motivo, pueden necesitar más, o menos.

    Esto también, de acuerdo a lo saludables que se encuentren, cuánto ejercicio practiquen, y lo caluroso que pueda estar el clima.

    Incluso, también es importante mencionar que, si eres mujer y estás embarazada (o amamantando), posiblemente tengas que ingerir más agua de lo normal.

    Así que espero que tomes en cuenta mis recomendaciones y que, a partir de ahora, no tomes agua sólo cuando tengas sed.

    ¡Sé consciente contigo y con tu organismo!

  • In Blog

    ¿Qué hacer con la opinión de los demás?

    Si me preguntaras a mí directamente, yo te diría que todas esas opiniones deberíamos pasárnoslas por… Pero como mi deber es explicarte y aclararte que no todos los comentarios de terceros son malintencionados, por esa misma razón decidí escribir este blog, ya que siempre es bueno mostrar el repique de las dos campanas…

    Dicho esto, quiero comenzar aclarando que, aun cuando muchas personas aseguren que la opinión de los demás los tiene completamente sin cuidado, sé que, en su gran mayoría, lo están diciendo de la boca para afuera o simplemente sin sentirlo. Es decir, que en realidad sí resultan afectados de alguna manera.

    ¡Pero no importa! Tú sigue leyéndome… Que tengo algunas cositas importantes que decirte…

    ¿Te resta paz el hecho de pensar lo que las demás personas puedan opinar de ti?

    Si la respuesta es “no”, ¡felicidades! Tienes mucha voluntad y estás caminando del lado correcto de la historia, pues no olvides que, primero que nada, tu bienestar y tu paz mental.

    Si la respuesta es “sí”, ¡préstame atención!

    Cuando escuches algún comentario u opinión que otro tiene de ti, lo primero que debes hacer es recordar que no existe crítica constructiva. ¡Olvídate de eso! Más bien tienes que analizar ¿de quién proviene el comentario? Porque esto te ayudará a determinar si realmente ocurre algún problema contigo, o si el problema es de la persona que te está criticando.

    No olvides que una cosa puede ser corregir, proponer, o ser una especie de mentor, y otra, simplemente, criticar por gusto o hobby.

    De hecho, en este último caso, existe claramente un propósito negativo, pues no hay propuesta o remedio; sólo un enfoque y reincidencia en el problema.

    Ahora bien, antes de darte algunos tips infalibles para que esos comentarios malsanos no te afecten, permíteme hablarte acerca de los tres tipos de críticas más comunes con los cuales nos topamos día a día:

    La crítica proveniente de la persona frustrada

    Esa que traslada su enojo hacia los demás.

    La persona que critica, y de paso juzga, para no autoevaluarse

    Se trata de un elemento distractor, pues su intención es obviar sus errores. Es decir, una forma muy sutil de decirte: “Tú eres peor que yo”, como quien dice…

    La crítica proveniente del envidioso

    Siente angustia o inquietud por el hecho de que a la otra persona le vaya bien. Por ende, necesita “enfocarse” en ese caso.

    Y ante esta situación, ¿qué es lo que debes hacer?

    Usar el “¿Y…?”

    Excelente técnica para todo aquel que llega destilando críticas, ya que minimiza de forma casi contundente lo que dice.

    Agradecer

    “Lo tendré en cuenta, ¡muchas gracias…!” es una manera muy protocolar de cerrar el tema.

    No caer en discusiones / peleas

    La crítica dice más del que critica que del que es criticado, pues estamos hablando de un problema personal y el primero lo canaliza a través de la agresión.

    Entonces, cuando te critican, prácticamente te están invitando a discutir / pelear. Pero tú mantén el foco y evita caer en batallas estériles.

    Ignorar

    A palabras necias…

    Enseñar

    Hay que enseñarles a los demás cómo deseamos ser tratados.

    ¿Y qué te parece todo lo que escribí? ¿Estás listo(a) para ponerlo en práctica?