• In Blog

    Si voltean a vernos, que sea por la luz que irradiamos

    Creo que no te has dado cuenta de lo mucho que iluminas cualquier lugar. Tampoco te has dado cuenta de cuanto inspiras a la gente por el solo hecho de ser tú.

    Literalmente, llegaste y ¡lo cambiaste todo!

    Eres magia, y aún no te has dado cuenta… Por esa razón, hoy escribo este blog, porque quiero que sepas que primero debemos lograr que las personas volteen a vernos por la luz que irradiamos, antes que por nuestro aspecto físico.

    ¿Cómo podemos lograrlo?

    Primero, debo decirte que no es para nada simple, es un trabajo de granito en granito, de aprender a quererte con esa mancha en la piel, con esas canas, con esos rollitos, etc.

    Entonces, una vez logrado el primer objetivo, detente a pensar: ¿A quiénes impactamos con nuestra presencia y forma de ser?

    Yo, por ejemplo, tengo a unos pequeños en casa a quienes debo servir de inspiración… Y todo eso junto, representará la combinación perfecta para que reforcemos nuestro valor.

    Recuerda que eres luz y que hay alguien que te mira y te sigue como ejemplo…

    ¡Inspira!

  • In Blog

    Deja que tu luz brille ¡desde adentro!

    Siempre he pensado que el físico es muy importante. ¡Por supuesto que sí! Pero… ¡no lo es todo!

    Y es que, como lo he mencionado anteriormente, cuando no estamos conformes con alguna parte de nuestro cuerpo o con nuestro físico en general, experimentamos poquísimo amor propio, baja autoestima, entre otros sentimientos relacionados a la frustración.

    Por esa razón, ¡me encanta lo que hago! ¡Me encanta cambiar vidas! ¡Me encanta que las personas acudan a mí para sentirse bien y seguras! En fin, me encanta ser la Doctora Tania Medina, ¡tu cirujana!

    No obstante, aun cuando mi misión es poner mi mejor empeño en el aspecto físico de las personas que acuden a mí para mejorarlo, yo también abogo por la luz interna.

    Por ello, este blog se llama “deja que tu luz ¡brille desde adentro!”.

    ¿Y qué quiero decir con esto? Pues, que pase lo que pase con nuestro ser exterior o en nuestro entorno, lo que verdaderamente importa es nuestra esencia, lo que tenemos dentro y nuestros sentimientos como tal, pues al final, es lo que nos llevamos, y es lo que dejamos reflejado ante los demás.

    Por eso, brilla, sé luz para ti, sé luz para otros,  y no sólo te enfoques en mejorar tu aspecto físico, que también es importante… Proponte también a reformar actitudes que te permitan convertirte en un mejor ser humano…

    ¡La belleza interior no se arruga!