• In Blog

    Conoce los beneficios de caminar un ratito a diario

    Aunque no lo creas, caminar es uno de los ejercicios más completos que existe, por muy simple que parezca. Por tal motivo, los expertos recomiendan que caminemos todos los días por espacio de, al menos, 30 minutos. Y progresivamente, ir aumentando el ritmo hasta llegar a los 45 minutos o una hora.

    Pero… ¿Cuáles son los beneficios de caminar un ratito a diario?

    Combate la depresión

    La depresión es un monstruo que, durante mucho tiempo, ha estado atacando la integridad emocional y mental de muchísimas personas alrededor del mundo. Sin embargo, desde la época de pandemia hasta nuestros días, los casos de depresión se han incrementado de forma exabrupta.

    Podemos prevenirla caminando 30 minutos a diario, pues así salimos un rato de la rutina, despejamos la mente y ejercitamos nuestro cuerpo.

    Fortalece el corazón

    Caminar 30 minutos todos los días previene enfermedades cardiovasculares, ya que es la práctica adecuada para controlar la presión alta, favorecer el sistema circulatorio, reducir el colesterol malo (LDL), ayudar a aumentar el colesterol bueno (HDL) y favorecer notablemente la salud del corazón debido al aumento del ritmo cardíaco.

    Ayuda a equilibrar el peso

    De por sí, caminar ayuda a quemar calorías. Y si se agregan 30 minutos de caminata rápida en la rutina diaria, se podrían quemar incluso unas 150 calorías más al día. Así que mientras más camines y más rápido sea tu ritmo, más calorías quemarás.

    Previene la osteoporosis

    La osteoporosis es una enfermedad que acelera la fragilidad de los huesos y hace que se rompan con facilidad. De hecho, Todos podemos sufrir de osteoporosis, pero más propensas son las mujeres mayores.

    Por ello, al practicar ejercicios con regularidad como caminar, por ejemplo, estamos estimulando y fortaleciendo los huesos, y eso, a su vez, ayuda a prevenir la osteoporosis.

    Otras enfermedades

    Las personas que caminan al menos 30 minutos diarios reducen el riesgo de muerte por diabetes tipo II, por cáncer de colon, mama y útero, y disminuyen sus probabilidades de sufrir de asma.

    Ahora, ¿qué harás?

    Espero que sea ir a caminar apenas termines de leer este blog. Y lo más importante, que lo conviertas en un hábito.

    ¡Confío en ti!

  • In Blog

    ¡Respeta tus horas de sueño!

    El hecho de que mi especialidad sea la cirugía plástica, no quiere decir que no pueda venir a mi blog a hablarte sobre esos aspectos básicos de la vida que pueden tanto mantenerte sano, como a su vez, dañarte.

    De hecho, ya he conversado por acá acerca de los beneficios de reír y del buen humor, de cómo se debe respirar correctamente, entre otros temas de sumo interés para una buena salud.

    Entonces hoy, precisamente, me toca tratar un punto que siempre he considerado que requiere de seguimiento, y es ¿cuántas horas duermes al día?

    Y lo hago porque me causa un poco de alarma ver y saber que hay personas que duermen hasta tres (3) horas diarias solamente, máximo cuatro (4). ¿Sabes lo grave que es esto?

    Así que más vale que me prestes un poco de atención a lo que voy a decir.

    Para empezar, en todas las etapas de nuestra vida, las horas de sueño son distintas. Por esa razón, tanto por nuestra salud física como por la mental, lo aconsejable es dormir la cantidad de horas necesarias según nuestra edad para que el organismo se mantenga sano y nos sintamos descansados(as) al levantarnos.

    Si eres adulto promedio, debes dormir entre siete (7) y ocho (8) horas diarias. Si quieres un poco más, ¡bien! Pero un poco menos, ¡no! Porque ya te estás haciendo daño.

    Y muchas veces, bajo la excusa de “tengo mucho trabajo”, “los quehaceres del hogar”, “tengo que levantarme temprano”, etc., dormimos muy pocas horas, generando en nuestro organismo un daño irreparable que desemboca en graves enfermedades a futuro.

    Por ello, lo mejor que puedes hacer es organizar tus horarios y otros aspectos de tu vida que sientas que te están impidiendo irte a la cama a una hora acorde o que no te están permitiendo dormir tus horas completas.

    “Doctora, es que es imposible. El día no alcanza”…

    Lo único que no te va a alcanzar es la vida para hacer todo lo que tienes planeado en ella cuando te enfermes por no cuidar de ti ni de tu salud… ¡Literal!

    ¡Piénsalo!

  • In Blog

    Beneficios del buen humor para tu salud

    Miles de estudios han comprobado que la risa y el buen humor pueden llegar incluso a ser remedios más poderosos que cualquier medicamento que obtienes en hospitales, clínicas y farmacias.

    Esto se debe a que una actitud positiva ante enfermedades y dificultades, por ejemplo, incrementan las probabilidades de curación y de una búsqueda inteligente de soluciones a los problemas, respectivamente.

    En síntesis, la risa promueve el bienestar de cualquier persona en el mundo. Y hoy quiero hablarte de siete de sus beneficios:

    1. Al reírte, el movimiento de los músculos genera un estímulo eléctrico que es transmitido a los nervios sensitivos y, posteriormente, llega a tu cerebro.

    2. Gozar de buen humor contribuye a la estimulación del sistema inmunológico: Incrementa la actividad de las células protectoras, y esto, a su vez, ayuda al organismo a combatir virus y tumores.

    3. El buen humor reduce la presión arterial y los niveles de cortisol. Por ende, las personas alegres se estresan menos con respecto a aquellas que viven en un constante estrés.

    4. Reír reduce el dolor y ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre.

    5. Los pensamientos positivos estimulan los cambios químicos en el cerebro, los cuales ayudan a proteger el cuerpo contra los efectos negativos del estrés.

    6. “Morir de risa” ayuda a eliminar las calorías extras. De hecho, según un estudio reciente, si ríes por más de 10 o 15 minutos al día, puedes llegar a  quemar hasta 40 calorías.

    7. La risa da paso a la liberación de endorfinas, mejora el estado de ánimo y eleva los químicos del cerebro que producen bienestar.

    Por lo tanto, mientras puedas, busca las formas y los motivos para reírte. Mucho, poco, pero ríe…