• In Blog

    ¡Respeta tus horas de sueño!

    El hecho de que mi especialidad sea la cirugía plástica, no quiere decir que no pueda venir a mi blog a hablarte sobre esos aspectos básicos de la vida que pueden tanto mantenerte sano, como a su vez, dañarte.

    De hecho, ya he conversado por acá acerca de los beneficios de reír y del buen humor, de cómo se debe respirar correctamente, entre otros temas de sumo interés para una buena salud.

    Entonces hoy, precisamente, me toca tratar un punto que siempre he considerado que requiere de seguimiento, y es ¿cuántas horas duermes al día?

    Y lo hago porque me causa un poco de alarma ver y saber que hay personas que duermen hasta tres (3) horas diarias solamente, máximo cuatro (4). ¿Sabes lo grave que es esto?

    Así que más vale que me prestes un poco de atención a lo que voy a decir.

    Para empezar, en todas las etapas de nuestra vida, las horas de sueño son distintas. Por esa razón, tanto por nuestra salud física como por la mental, lo aconsejable es dormir la cantidad de horas necesarias según nuestra edad para que el organismo se mantenga sano y nos sintamos descansados(as) al levantarnos.

    Si eres adulto promedio, debes dormir entre siete (7) y ocho (8) horas diarias. Si quieres un poco más, ¡bien! Pero un poco menos, ¡no! Porque ya te estás haciendo daño.

    Y muchas veces, bajo la excusa de “tengo mucho trabajo”, “los quehaceres del hogar”, “tengo que levantarme temprano”, etc., dormimos muy pocas horas, generando en nuestro organismo un daño irreparable que desemboca en graves enfermedades a futuro.

    Por ello, lo mejor que puedes hacer es organizar tus horarios y otros aspectos de tu vida que sientas que te están impidiendo irte a la cama a una hora acorde o que no te están permitiendo dormir tus horas completas.

    “Doctora, es que es imposible. El día no alcanza”…

    Lo único que no te va a alcanzar es la vida para hacer todo lo que tienes planeado en ella cuando te enfermes por no cuidar de ti ni de tu salud… ¡Literal!

    ¡Piénsalo!

  • In Blog

    Siete días de salud mental

    La salud no es solamente la ausencia de enfermedades y males físicos. También abarca ese estado de bienestar emocional y mental necesario para vivir una vida plena.

    Dicho de otro modo, es encontrarte en completa paz con tu mente y contigo mismo(a).

    Una conducta integral y sana que te permite estar en armonía con tus capacidades, con tu organismo, con tu todo…

    Así que la salud mental no es otra cosa que ser consciente de ti y de tus pensamientos. Y por ello, quiero invitarte a que, durante siete días, lleves a cabo estos sabios consejos que te mencionaré para que comiences a tener el hábito de controlar y mantener sano uno de los mayores campos de batallas del ser humano: la mente.

    Día 1: Practica la gratitud

    ¿Qué te cuesta decir “¡Gracias!”? Nada, ¿verdad? Entonces te aconsejo que te sientes un rato contigo mismo(a) y escribe cuáles son esas personas, cosas, situaciones y experiencias por las que te sientes agradecido(a). Y por favor, ¡adopta ese hábito en tu vida!

    Día 2: Respóndete ¿qué es aquello que te afecta a nivel mental y emocional?

    Luego de ello, créate un plan de acción sobre lo que debes hacer y cómo debes actuar para lograr sanar y alcanzar un bienestar absoluto.

    Día 3: Escribe acerca de tu(s) rutina(s)

    Anota cúales son tus hábitos, cuántas horas duermes, cómo es tu dieta alimenticia y cuáles son las costumbres o modos que de una u otra forma te afectan.

    Luego, haz una lista de aquellos hábitos que consideras favorables a tu(s) rutina(s) y trabaja en incorporarlos a tu vida para cuidar tu salud mental. Como quien dice, elabora una rutina ideal.

    Día 4: Escribe dos cartas

    Una dirigida a tu “yo” del pasado, y la otra, para tu “yo” del futuro. Pero mientras las escribes, trata de ser consciente de tus pensamientos, emociones, y sensaciones en el cuerpo.

    Día 5: No olvides el presente

    Y escribe cómo te sientes el día de hoy.

    Deja fluir todo y responde: ¿Qué emociones sientes y en cuáles partes de tu cuerpo?, ¿cómo las sientes?, ¿qué te hace sentir así?, ¿qué puedes hacer para sentirte mejor?

    Dale rienda suelta a esa mano y escribe todo lo que te venga a la mente.

    Día 6: Importancia del exterior

    Sal a tomar el sol y a caminar. Así conectarás contigo y con tus emociones de una forma que no imaginas.

    Día 7: Medita

    Encuentra una meditación en alguna plataforma con su respectiva guía, de unos 10 o 15 minutos, y luego déjate llevar… ¡Sólo eso!

    Acá estaré esperándote para que, dentro de una semana, me comentes cómo te fue. Y luego de la segunda práctica, me digas si realmente te está funcionando este proceso…