• In Blog

    ¡Respeta tus horas de sueño!

    El hecho de que mi especialidad sea la cirugía plástica, no quiere decir que no pueda venir a mi blog a hablarte sobre esos aspectos básicos de la vida que pueden tanto mantenerte sano, como a su vez, dañarte.

    De hecho, ya he conversado por acá acerca de los beneficios de reír y del buen humor, de cómo se debe respirar correctamente, entre otros temas de sumo interés para una buena salud.

    Entonces hoy, precisamente, me toca tratar un punto que siempre he considerado que requiere de seguimiento, y es ¿cuántas horas duermes al día?

    Y lo hago porque me causa un poco de alarma ver y saber que hay personas que duermen hasta tres (3) horas diarias solamente, máximo cuatro (4). ¿Sabes lo grave que es esto?

    Así que más vale que me prestes un poco de atención a lo que voy a decir.

    Para empezar, en todas las etapas de nuestra vida, las horas de sueño son distintas. Por esa razón, tanto por nuestra salud física como por la mental, lo aconsejable es dormir la cantidad de horas necesarias según nuestra edad para que el organismo se mantenga sano y nos sintamos descansados(as) al levantarnos.

    Si eres adulto promedio, debes dormir entre siete (7) y ocho (8) horas diarias. Si quieres un poco más, ¡bien! Pero un poco menos, ¡no! Porque ya te estás haciendo daño.

    Y muchas veces, bajo la excusa de “tengo mucho trabajo”, “los quehaceres del hogar”, “tengo que levantarme temprano”, etc., dormimos muy pocas horas, generando en nuestro organismo un daño irreparable que desemboca en graves enfermedades a futuro.

    Por ello, lo mejor que puedes hacer es organizar tus horarios y otros aspectos de tu vida que sientas que te están impidiendo irte a la cama a una hora acorde o que no te están permitiendo dormir tus horas completas.

    “Doctora, es que es imposible. El día no alcanza”…

    Lo único que no te va a alcanzar es la vida para hacer todo lo que tienes planeado en ella cuando te enfermes por no cuidar de ti ni de tu salud… ¡Literal!

    ¡Piénsalo!

  • In Blog

    ¿Estás respirando de forma correcta?

    Por ser la respiración un acto natural, involuntario y prácticamente automático del ser humano, hemos llegado a pensar que no podemos hacerlo de forma correcta o incorrecta… Que simplemente, por el hecho de necesitar nuestro organismo oxígeno, sólo ocurre y ya.

    Pero no es así.

    Y por ello, quiero explicarte de qué manera puedes respirar adecuadamente para mejorar tu salud.

    Pero antes, debes conocer cómo es el proceso respiratorio. Y es que en él, se produce un intercambio de aire que involucra a los pulmones, el diafragma y los músculos intercostales. En otras palabras, todos ellos trabajan en conjunto para permitir que un ser humano respire.

    Ahora, ¿cómo hacerlo de forma correcta? Sólo tienes que seguir estas sencillas recomendaciones.

    Respira por la nariz

    Y no, no digas “obviamente…”, porque ya perdí la cuenta de cuántas son las personas que respiran por la boca.

    Respirar por la nariz puede retrasar el proceso y hacer que los pulmones trabajen de forma más eficiente. Además, facilita la ingesta de óxido nítrico, que contribuye con la distribución de oxígeno por todo el cuerpo.

    No pensar demasiado

    Aun cuando resulta muy útil saber cómo respirar correctamente, es importante no pensar mucho en el proceso respiratorio, pues, en algunas personas, esto podría provocar ansiedad y hasta dificultad para respirar.

    Recuerda que la respiración es un proceso regulado que no requiere de un pensamiento consciente.

    ¡Cuídate!

    Si adoptas (y mantienes) un estilo de vida saludable, puedes mejorar en gran forma tu respiración. Y ese ritmo del cual hablo, incluye hacer ejercicios regularmente, evita grandes comidas y mantener un peso corporal ideal.

    ¡Deja el vicio!

    Adivina cómo puedes evitar sufrir de problemas respiratorios y cáncer de pulmón. ¡Así mismo! Dejando el cigarrillo a un lado.

    Monitorea el aire

    Siempre es importante hacer una evaluación del aire que respiras tanto en casa, como en tu zona de trabajo, pues muchas veces, por no poner especial atención en aspectos como estos, una persona puede estar respirando aire tóxico durante un prolongado período de tiempo y ¡ni se entera!

    Entonces, evita la constante exposición a contaminantes y alérgenos que afectan tu salud respiratoria.

    Realizar ejercicios de respiración

    Estos ayudan a disminuir el patrón de respiración y a mejorar la eficiencia pulmonar. Son particularmente beneficios para aquellas personas con asma, EPOC y otras afecciones que ocasionan la falta de aire.

    Espero que con estos sencillos tips puedas hacer de tu proceso respiratorio una ayuda para tus pulmones y no un daño.