• In Blog

    No confundas “amor propio” con “vanidad”

    Como todos lo saben, desde hace un tiempo yo me declaré defensora y fiel practicante del amor propio. Y me gusta que, así como yo, todas las mujeres del mundo lo consideren un estilo de vida y lo hagan parte del día a día.

    También los hombres, ¿por qué no?

    Sin embargo, debemos tener el cuidado de no confundir “amor propio” con “vanidad”. De hecho, comenté un punto bastante similar hace poco en uno de mis blogs anteriores… Amor propio no significa sentirnos más que los demás, así como tampoco nos da el derecho de pisotear a nadie.

    Ahora, ¿qué es la vanidad?

    El orgullo y la satisfacción excesiva que sentimos por nuestros propios méritos y la necesidad exagerada de recibir créditos y reconocimientos a diario por parte de nuestro entorno, es lo que nos convierte en personas vanidosas.

    Es decir, no es meramente un amor propio que nos permite querernos y aceptarnos tal y como somos, con nuestras virtudes y defectos, sean pocos o sean miles…. Sino, cuestión de “yoísmo”, del cual también ya te he hablado.

    Entonces, importante es tener en cuenta que no es lo mismo vivir en armonía con nosotros mismos, con lo que tenemos y con lo que logramos, que ser esclavos de nuestro ego y creer que somos dueños del mundo, o bien, que la Tierra gira alrededor de nosotros.

    ¡He allí la diferencia!

    Así que ¡cuidado con confusiones!

    Amémonos, pero no nos convirtamos en seres egoístas…

  • In Blog

    Trabaja para convertirte en ¡tu mejor versión!

    Quizás creas que es difícil convertirte en tu mejor versión. O peor, puede que hasta piensas que no tienes una mejor versión. Y para eso estoy yo aquí, para decirte que es posible, y que esa versión de lujo de ti mismo(a), sí existe.

    Pero tienes que trabajar por ella y en ella. ¡Muy duro! Porque convertirte en la mejor entrega de ti, te garantizará un vida plena y llena de muchas cosas buenas.

    Y no digo que no tendrás problemas, porque nadie escapa de ellos, sin embargo, verás que incluso aprenderás a sobrellevarlos, para posteriormente resolverlos y seguir trabajando en esa mejor versión tan anhelada, pues creo que el potencial que tiene cada ser humano para cambiar su vida es ilimitado, y que todos, a lo largo de nuestra existencia, estamos en constante aprendizaje y desarrollo personal.

    Por esa razón, ¡nunca es tarde para mejorar!

    Ahora, ¿cómo puedes convertirte en tu mejor versión?

    1- Haz con tu vida algo que valga la pena.
    2- Cambia tu forma de pensar para que cambies tu mundo.
    3- No le temas a tus emociones.
    4- Aprende todos los días algo nuevo.
    5- No evites los problemas. ¡Enfréntalos!
    6- Recuerda a diario que el cambio depende de ti.
    7- No busques la felicidad en las cosas materiales.
    8- Afronta tus peores miedo para que desaparezcan.
    9- Vive el presente.
    10- ¡Cuídate!