• In Blog

    Bellas, pero… ¿felices?

    Durante muchos años se ha manejado la falsa creencia de que la belleza física es felicidad. O bien, que quienes poseen un físico privilegiado, no sienten frustraciones, no tienen problemas, e incluso, que no sienten tristezas.

    Por ello, hoy quiero contarles algo…

    Al principio de mi carrera, cuando aún había una gran cantidad de cosas que yo no comprendía, tenía pacientes bellas y hermosas…De hecho, reinas de belleza. O como les digo yo, “barbies”

    Pero… lastimosamente, no eran felices.

    Entonces, a pesar de que lucían radiantes y espectaculares en el espejo, en su mente no lograban asimilar su autoestima. Fue a partir de allí cuando entendí que debemos enfocar la cirugía plástica desde otra perspectiva.

    Y el punto clave es alcanzar es una belleza integral, porque somos seres integrales. En otras palabras, la autoestima se compone de otros elementos que van mucho más allá de la imagen. Es decir, de lo que yo pienso de mí, de la confianza que tengo en mí, de las gratificaciones que me doy cuando hago algo bien, y también de la autoimagen.

    Entonces, ¡todo eso es la autoestima! Y cuando no está completa, definitivamente es como la llanta de un automóvil. Si está ponchada, evidentemente no podrá andar.

  • In Blog

    ¡Qué importante es la cirugía interna!

    Quizás te estés preguntando en este momento ¿qué es la cirugía interna? ¡Y es normal! Porque todos estamos acostumbrados a hablar y a escuchar acerca de la cirugía que podemos llevar a cabo únicamente en la parte visible de todo ser humano. ¡La física!

    Pero yo te explicaré más o menos de qué trata esa cirugía interior de la que hablo.

    Cuando no sentimos que somos bellas o atractivos (en el caso de los caballeros), no podemos exteriorizarlo. No podemos expresarlo al entorno. En pocas palabras, no podemos dar nada que no tengamos dentro…

    Entonces es justo en ese momento cuando debemos sentarnos a reflexionar y a trabajar en un equilibrio. Es decir, debemos hacernos una cirugía interna para que nuestra cirugía externa pueda funcionar y dar los resultados que queremos.

    Por esa razón, para mí es muy importante trabajar en mis pacientes, primero que nada, aspectos como el amor propio, la autoestima y la aceptación… Sin embargo, las personas dicen: “¿Cuál aceptación? ¿Entonces para qué se opera la gente?”.

    ¡No es así! Porque cuando tú te aceptas, conoces tus luces y tus sombras. Y que quede claro que cuando hablo de aceptación, no es que te estoy invitando a que te tires en un sofá a comer pizza. Aceptación es afirmar que “yo me conozco y me acepto”.

    ¿Mis luces? ¡Qué bien! Pero mis sombras o mis imperfecciones (que por lo general solamente las miramos nosotros mismos), tenemos que trabajarlas… Tanto las internas como las externas.

    Esto, para poder brillar a nuestra máxima potencia…