• In Blog

    Bellas, pero… ¿felices?

    Durante muchos años se ha manejado la falsa creencia de que la belleza física es felicidad. O bien, que quienes poseen un físico privilegiado, no sienten frustraciones, no tienen problemas, e incluso, que no sienten tristezas.

    Por ello, hoy quiero contarles algo…

    Al principio de mi carrera, cuando aún había una gran cantidad de cosas que yo no comprendía, tenía pacientes bellas y hermosas…De hecho, reinas de belleza. O como les digo yo, “barbies”

    Pero… lastimosamente, no eran felices.

    Entonces, a pesar de que lucían radiantes y espectaculares en el espejo, en su mente no lograban asimilar su autoestima. Fue a partir de allí cuando entendí que debemos enfocar la cirugía plástica desde otra perspectiva.

    Y el punto clave es alcanzar es una belleza integral, porque somos seres integrales. En otras palabras, la autoestima se compone de otros elementos que van mucho más allá de la imagen. Es decir, de lo que yo pienso de mí, de la confianza que tengo en mí, de las gratificaciones que me doy cuando hago algo bien, y también de la autoimagen.

    Entonces, ¡todo eso es la autoestima! Y cuando no está completa, definitivamente es como la llanta de un automóvil. Si está ponchada, evidentemente no podrá andar.

  • In Blog

    La importancia de una buena autoestima

    Antes de entrar en materia real, quisiera aclarar un punto que considero importante en relación a lo que es una buena autoestima como tal. Así que les explico…

    Tener una buena autoestima no significa, en lo absoluto, creernos o sentirnos mejores o superiores a los demás. ¡Mucho cuidado con eso!

    Y hago hincapié porque son muchas las personas que tienden a confundir términos y a mezclar significados entre una buena autoestima y egocentrismo, yoísmo, o como quieran llamarlo.

    Y créanme, no es lo mismo, ni es igual… ¡Como dice Juan Luis Guerra!

    Dicho esto, puedo comenzar definiendo la autoestima como el hecho de reconocer y apreciar nuestras virtudes y cualidades y de amarnos tal y como somos.

    Entonces, sea cual sea el ámbito en el que te desenvuelvas, es vital tener una buena autoestima, pues esta contribuye en gran forma a tu bienestar tanto psicológico como físico.

    Por ello, ¡debemos estar siempre atentos ante las señales negativas! Pero como aquí no queremos hablar de cosas malas, sino todo lo contrario, quiero mencionarles cinco razones por las que debemos trabajar en alcanzar una buena autoestima:

    Permite tener más estabilidad emocional

    Al tener una buena opinión de nuestra persona, no necesitaremos la aprobación de los demás, así que evitaremos que ronden por nuestra cabeza pensamientos absorbentes de energía como “¿qué pensará la gente de mí?”.

    Obtendremos mayores logros

    Gracias a una autoestima elevada, nuestras metas serán también más exigentes. Por tal motivo, tendremos objetivos más difíciles, pues sabemos que tenemos la capacidad suficiente para alcanzarlos.

    Seremos más atractivos(as)

    La frase “todo es cuestión de actitud” es muy cierta, ya que lo que reflejemos ante el mundo, hará que los demás también lo vean en nosotros.

    En otras palabras, una buena autoestima hará que los que nos rodean, sientan una gran experiencia al compartir con nosotros y, por ende, podremos aportar más a sus vidas.

    Seremos felices

    La autoestima es una de las bases de la felicidad, pues si no nos sentimos bien con nosotros mismos, nuestra felicidad nunca estará completa. ¡Se los aseguro!

    Cosecharemos mejores relaciones personales

    Parece mentira, pero las energías se contagian. Y más, si son buenas. Por ello, nuestra actitud positiva potenciará a los que nos rodean y, partiendo de allí, lograremos cosechar mejores relaciones personales (amor, amistad, familia, etc.).

    ¡Comienza por ti, comienza a quererte!