• In Blog

    Bellas, pero… ¿felices?

    Durante muchos años se ha manejado la falsa creencia de que la belleza física es felicidad. O bien, que quienes poseen un físico privilegiado, no sienten frustraciones, no tienen problemas, e incluso, que no sienten tristezas.

    Por ello, hoy quiero contarles algo…

    Al principio de mi carrera, cuando aún había una gran cantidad de cosas que yo no comprendía, tenía pacientes bellas y hermosas…De hecho, reinas de belleza. O como les digo yo, “barbies”

    Pero… lastimosamente, no eran felices.

    Entonces, a pesar de que lucían radiantes y espectaculares en el espejo, en su mente no lograban asimilar su autoestima. Fue a partir de allí cuando entendí que debemos enfocar la cirugía plástica desde otra perspectiva.

    Y el punto clave es alcanzar es una belleza integral, porque somos seres integrales. En otras palabras, la autoestima se compone de otros elementos que van mucho más allá de la imagen. Es decir, de lo que yo pienso de mí, de la confianza que tengo en mí, de las gratificaciones que me doy cuando hago algo bien, y también de la autoimagen.

    Entonces, ¡todo eso es la autoestima! Y cuando no está completa, definitivamente es como la llanta de un automóvil. Si está ponchada, evidentemente no podrá andar.

  • In Blog

    Deja que tu luz brille ¡desde adentro!

    Siempre he pensado que el físico es muy importante. ¡Por supuesto que sí! Pero… ¡no lo es todo!

    Y es que, como lo he mencionado anteriormente, cuando no estamos conformes con alguna parte de nuestro cuerpo o con nuestro físico en general, experimentamos poquísimo amor propio, baja autoestima, entre otros sentimientos relacionados a la frustración.

    Por esa razón, ¡me encanta lo que hago! ¡Me encanta cambiar vidas! ¡Me encanta que las personas acudan a mí para sentirse bien y seguras! En fin, me encanta ser la Doctora Tania Medina, ¡tu cirujana!

    No obstante, aun cuando mi misión es poner mi mejor empeño en el aspecto físico de las personas que acuden a mí para mejorarlo, yo también abogo por la luz interna.

    Por ello, este blog se llama “deja que tu luz ¡brille desde adentro!”.

    ¿Y qué quiero decir con esto? Pues, que pase lo que pase con nuestro ser exterior o en nuestro entorno, lo que verdaderamente importa es nuestra esencia, lo que tenemos dentro y nuestros sentimientos como tal, pues al final, es lo que nos llevamos, y es lo que dejamos reflejado ante los demás.

    Por eso, brilla, sé luz para ti, sé luz para otros,  y no sólo te enfoques en mejorar tu aspecto físico, que también es importante… Proponte también a reformar actitudes que te permitan convertirte en un mejor ser humano…

    ¡La belleza interior no se arruga!