Al Descubrirnos

A diario he logrado fortalecer la idea de que el poder habita en cada uno de nosotros y en la capacidad de identificar “desde cuándo”, “hasta dónde” y “de qué manera”, solo tenemos que mirar hacia dentro y tomar la decisión de descubrirnos.

En consecuencia, nuestra mente, alma y emociones en un perfecto equilibrio nos ayudan a ofrecer buenas soluciones, a aceptar, a asumir riesgos, a no tener sensación de inseguridad y a reconocer que somos lo que nos permitimos ser, desde el amor, desde el éxito y desde nuestro bienestar.

Compararnos para avanzar


Siempre habrá momentos en los que entraremos en una constante comparación, no solo con alguien más, sino con ideas, e incluso con ideas mejoradas de nosotros mismos, ahí la clave. No se trata de un concepto mal planteado de autoestima o de percepción, sino de una energía que fácilmente podemos usar a favor para evolucionar a pasos agigantados.

“Miro donde estuve y observo donde estoy”. Cuando nos vemos al espejo y amamos lo que fue y lo que es, sin duda es una señal de que amaremos lo que será, con todo lo que ha implicado llegar hasta esa versión de nosotros que es brillo, seguridad, poder de decisión, belleza y amor por lo que somos y por lo que tenemos.

Sin perfección = Con felicidad


Un buen consejo siempre será repetir, repetirte, repetirnos, que no somos perfectos y que ni siquiera merece la pena querer serlo. Que estamos llenos de virtudes y también de defectos que nos construyen a diario y que nos convierten en la versión única de un ser en constante crecimiento y aprendizaje sobre nosotros y la vida.

Es importante valorar todo lo bueno que hay en nosotros y nuestro contexto, sin quitarle la importancia a aquellas cosas que se nos dan bien y que nos hacen bien. Un gusto, una comida, una salida entre amigos y hasta una tarde de películas, es tratarte con respeto, darte el valor que mereces y entender que a veces la prioridad es hacerte sentir bien.

“Que lo que descubras en ti te haga feliz, porque mereces serlo”

Post A Comment